¿Por qué se regalan joyas los enamorados?

Muchas personas creen que El Corte Inglés inventó el San Valentín y que fueron los estudios de Hollywood los que inventaron el amor tal y como lo conocemos hoy en día. Según dicen, el amor antes de que aparecieran las películas americanas era de otra forma. Dicen que nuestros antepasados se amaban de una manera más pura y real de la que se aman las peronas ahora mismo. Pero nosotros no creemos que esto sea así: no hay nada más bonito que una pareja de enamorados dándose un beso en un parque en pleno atardecer mientras las hojas de los árboles van cayendo y creando un momento único e irrepetible.

 

Nosotros no sabemos si el amor ha cambiado con la llegada de Hollywood o si siempre ha sido de la misma manera. Pero lo que sí que sabemos es que nuestro abuelo le regaló un anillo de pedida de matrimonio a nuestra abuela cuando todavía no habían llegado las películas de Hollywood a nuestro país. Así que esta tradición sabemos que siempre ha existido aquí. Lo que es probable que no sepas es por qué se regalan joyas los enamorados. Es decir, de dónde sale esa tradición, por qué ocurre y desde cuándo se hace. Por tanto, en nuestro post de hoy, vamos a intentar darle respuesta a esta complicada cuestión.

Alianza de oro
Alianza de oro en 18 kilates

Por la información que hemos podido recopilar, sabemos que el primer anillo de compromiso se entregó en 1477. El enamorado que tuvo el honor de ser la primera persona en regalar una joya fue el Archiduque Maximiliano de Hamburgo, el cual le regaló un precioso anillo de compromiso de diamantes a María de Borgoña. Fue justo en esta época cuando se puso de moda que las mujeres empezaran a llevar joyas como complementos personales. Obviamente, esta moda sólo existían entre las personas que pertenecían a la nobleza y a la aristocracia, ya que las demás mujeres del pueblo no se podían permitir semejantes lujos.

 

Otro dato curioso es el porqué se se ponía el anillo en el dedo anular. La principal razón por la que sucedía esto era porque creían que la vena que pasa por este dedo va directa al corazón. Esta tradición se remonta a la época romana y llamaban a esta vena, la “vena amoris”. En cuanto a la mano en la que se porta el anillo, es totalmente indiferente cual sea, ya que en nuestro país es la izquierda pero en otros como Polonia o Austria es la mano derecha.

 

En definitiva, no sabemos si fue el Corte Inglés el que inventó San Valentín, pero lo que sí que sabemos es que la tradición de regalar joyas entre los enamorados viene de mucho más atrás. Por tanto, el amor entre dos personas ya existía mucho antes que cualquier película en blanco y negro y que cualquier gran superficie.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *